Misa de aceptación de candidatos a las Órdenes Sagradas (Mayo 2017)

Misa de aceptación de candidatos a las Órdenes Sagradas

El jueves 18 de mayo, a las seis de la tarde, la Familia Seminario se alegró por la respuesta vocacional de cinco de sus miembros. En una celebración especial en la Iglesia Catedral y presidida por el Vicario General Ramón Orozco, fueron aceptados como Candidatos a las Órdenes Sagradas: Guillermo Espinoza de 2 de Teología, Flavio de Jesús Rodríguez, Alberto Cortes, Fernando Gómez y Juan Luis Ramírez de 1 de Teología.

La candidatura es parte del proceso vocacional hacia el sacerdocio ministerial. Los seminaristas que cursan la etapa de los estudios teológicos, orientados por sus directores espirituales y formadores, piden a la Iglesia el ser aceptados como candidatos, con lo que se comprometen de una forma más plena y pública a seguirse formando.

En la homilía, y en este mismo sentido, el padre Ramón Orozco dijo: “la juventud es el tiempo de la respuesta. Cuando éramos niños, con un mande respondíamos al que nos llama: estoy aquí, te escucho. Hoy estos cinco hermanos están siendo presentados como candidatos. Esto es la publicación de una historia realizada, un vínculo hacia el sacerdocio después de unos años de vida de Seminario. No son ustedes los que se proponen, sino Dios que los llama. Al ser llamados por la Iglesia se presentan con signo de que han escuchado el llamado, la han seguido, y Dios quiere de que den frutos y su fruto permanezca, que se sientan amados, elegidos para dar la vida. Estos años que les faltan de formación sigan siendo generosos para responder al llamado. Cristo los llama a ser amigos que vallan al Padre. No son distintos de los demás jóvenes, sino que, siendo amigos de Jesús, han sido invitados a una vocación especial, dar la vida, llevar la voz del Padre, las palabras del Padre. No hay que dejar de decir mande”.

Como parte del rito por el que fueron aceptados como candidatos, el Padre Rector, Pbro. Luis Manuel González, los llamó por su nombre, que desde la nave del templo respondieron: Aquí estoy Señor. Subieron al presbiterio y fueron interrogados: ¿quieren, respondiendo al llamado de Dios, continuar preparándose debidamente, de tal manera que se hagan aptos para recibir en el momento oportuno el ministerio en la Iglesia, por medio del Orden sagrado?, ¿quieren formar su espíritu de manera que sean capaces de servir fielmente a Cristo, el Señor, y a su Cuerpo, que es la Iglesia? Preguntas a las cuales respondieron: Si quiero.

De este modo la iglesia recibe su propósito con alegría. Roguemos todos para que Dios mismo lleve a término esta obra que ha comenzado y que siga llamando a muchos de nuestros hermanos para el servicio del Pueblo de Dios.

About the author:

Leave a Reply